Por Marisol García

Durante la pasada primavera Villafañe & Asociados, consultora de reputación y otros intangibles empresariales, inició un estudio para valorar la relación de colaboración existente entre la universidad privada y la empresa. En este estudio cualitativo se utilizó la  entrevista en profundidad como técnica de investigación, y se ha recopilado información de rectores y de directores de RRHH de empresas empleadoras para llegar a conclusiones que ayuden a abordar un reto que nos interesa a todos: la mejora de la capacitación de los estudiantes y su incorporación al mundo laboral. Y, está claro que, lograr esto, requiere ante todo, colaboración conjunta.

El lunes 20 de  noviembre, en el campus de la UCJC y teniendo al Magfco. Excmo. Sr. Don Samuel Martín-Barbero rector de esta universidad como anfitrión, se presentaron los resultados del estudio que puede descargar pinchando aquí. Las conclusiones principales son:

1.- La universidad pública le falta agilidad para abordar los cambios necesarios para mantenerse al día

2.- La transformación y evolución exponencial de la tecnológica nos enfrenta a un paradigma: predecir por parte de las empresas las necesidades de perfiles profesionales a medio plazo y a las universidad de preparar las capacidades necesarias futuras para satisfacer la demanda de la sociedad en general y de las empresas en particular.

3.- Tan valioso o más que las capacidades y talento técnicos en los universitarios, son ya los valores éticos, la capacidad de aprender de forma continua, la empatía y la escucha activa.

4.- Necesidad de que la universidad y las empresas colaboren estrechamente en el diseño de planes de estudio, planes de carrera y recualificación profesional, reciclaje de profesores, identificación de nichos de empleo que necesita la sociedad.

Participantes en el coloquio: : Elena Sanz (Mapfre), Susana Gómez (Motorola); Sonsoles Escribano (UCJC),Benito Berceruelo (Estudio de Comunicación) como experto comunicador empresarial y Justo Villafañe ( Catedrático de Comunicación y Presidente de V&A). Moderadora: Asela Pintado (SEK).

Algunas conclusiones de la jornada:

1– Resulta evidente que las universidades privadas españolas comparten muchos aspectos comunes: orígenes, motivos fundamentales, misiones vocacionales, orientación al mercado laboral, así como una cierta flexibilidad estructural y organizativa interna, más apta para abrazar y transformarse en los tiempos modernos.

2– El beneficio entre empresas y universidades no resulta aún simétrico para ambas partes, sin poder descifrarse aún… en qué sectores o industrias son más dependientes que otras.

3- Los mapas de competencias laborales e incluso la dirección profesional por objetivos influyen en los nuevos planes de estudio universitarios, no queda claro si sería posible una compartición de tareas formativas para el alumno entre empresa y universidad.

4- El nivel de responsabilidad gerencial de la relación entre la empresa y la universidad se mantiene aún a un nivel jerárquico, a un nivel medio, medio-alto y la universidad aún adolece de ser contemplada como proveedor oficial, como el inspirador esencial en las políticas de cambio, de transformación, de crecimiento, de internacionalización y de innovación de las empresas españolas.

5- Los grupos de interés o stakeholders, de las universidades privadas, son predefinidos mayoritariamente hacia la identificación y captación de alumnos, es decir, trasciende una base comercial a la hora de priorizar cuáles son esos grupos de interés, perdiendo la capacidad de influencia social, política y obviamente normativa de las universidades privadas,

 

Otras reflexiones de Rosa Gómez del grupo Análisis e Investigaciónson:

En los últimos 10-15 años se ha iniciado un proceso de cambio social que está afectando a tres importantes agentes: empresa, universidad y alumno.  Estamos en un contexto de partida “vivo” y complejo en el que los diferentes agentes se encuentran “reajustando sus posiciones” y que concluirá con una transformación del modelo de la relación actual.

– La empresa no tiene claro lo que necesita y la universidad no tiene claro lo que puede llegar a aportar, y en este contexto, existen muchos tipos de relación entre universidad y empresa.

-En el alumno las principales demandas de las empresas se localizan en tres ámbitos: técnicas, trasversales y personales que se identifican con el saber, el saber hacer y el ser, competencias cada día más abstractas y complejas de definir e identificar.

-Hace falta una relación bidireccional entre universidad y empresa que acompañe y esté presente en los diferentes “momentos vitales” de las personas: tanto en su etapa como estudiante, como en su etapa como empleado.

Tras compartir este informe, Justo Villafañe presentó una metodología específica que ha elaborado para paliar las consecuencias de la situación que el estudio nos muestra, se enfoca en el cuidado de la reputación de las universidades privadas y lo supone una propuesta para iniciar el cambio en la relación de las empresas con la sociedad y para afrontar los cambios previstos.

Se llevó a cabo un coloquio abierto en el que intervinieron: Doña Elena Sanz (Directora de RRHH de Mapfre) y Doña Susana Gómez (Directora de RRHH de Motorola) como representantes de los departamentos de RRHH de la empresa; Doña Sonsoles Escribano (Consejera de profesores de la UCJC) en representación de la universidad privada, Don Benito Berceruelo (Consejero Delegado de Estudio de Comunicación) como experto comunicador empresarial  y Don Justo Villafañe (Catedrático de Comunicación y Presidente de V&A) como especialista en reputación empresarial, y les acompañó como moderadora Doña Asela Pintado, Directora de Comunicación Corporativa de la Institución Educativa SEK.

<<… la universidad es pura relación, y lo que marque el destino de la sociedad va a venir marcado por el destino que hagan sus universidades, la empresa sin la universidad difícilmente va a mover a la sociedad, para eso, para poder hablar de estas cosas iniciamos este coloquio abierto…>>

Artículos relacionados