Por: Javier Ríos

 

Las organizaciones manejan un gran volumen de información que frecuentemente resulta difícil consolidar debido a la complejidad, dispersión y distinta tipología de cada uno de los datos. Como consecuencia, a menudo los gestores no llegan a utilizar toda la información disponible y relevante que apoyaría la toma de decisiones estratégicas, en este caso relativas a la gestión de los activos intangibles de sus empresas.

Debido a la complejidad que supone agregar y gestionar ese elevado volumen de datos, el tratamiento y la digitalización de los mismos es fundamental para convertir la información en inteligencia para la toma de decisiones, y detectar y prever posibles riesgos de reputación en tiempo real para actuar de forma inmediata.

La tecnología y la digitalización han revolucionado la gestión de los intangibles empresariales a través de los cuadros de mando de reputación (CMR). Gracias a ellos es posible el control y seguimiento de las diferentes dimensiones relevantes de la reputación.

La reputación es un intangible que puede ser gestionado midiendo el reconocimiento que los stakeholders de una organización tienen de su comportamiento, en función de sus expectativas, de acuerdo a los compromisos adquiridos por ella.

Un buen cuadro de mando de reputación debe permitir gestionar la reputación de una compañía de forma transversal, proactiva y eficaz, permitiendo plantear objetivos operativos en cada uno de los indicadores para una gestión más eficiente, así como obtener un Indicador Global de Reputación (IGR), métrica única, comparable y reportable a terceros.

 

 

Contar con métricas que permitan tener un control de cada uno de los valores reputacionales por cada grupo de interés es el paso necesario que todas las organizaciones necesitan poner en marcha. Por ejemplo, desde el punto de vista del gobierno corporativo el accionista ha sido siempre el stakeholder más importante;  sin embargo, importantes cambios en las políticas del regulador, y cambios de la sociedad han hecho que otros grupos de interés hayan adquirido igual o mayor relevancia.

Un Cuadro de Mando de Reputación (CMR) permite monitorizar el buen gobierno corporativo analizando los distintos stakeholders de la compañía y asignando mayor o menor peso en función de su influencia en la reputación.

Además, a diferencia de otras herramientas para monitorizar la reputación, en el CMR se ponderan las métricas de cada uno de los grupos de interés según la importancia que estos tengan para la organización, obteniendo con toda la información agregada, homogenizada y ponderada un Índice Global de Reputación (IGR). Así pues, este enfoque multistakeholder posibilita conocer la actitud de cada uno de estos grupos de interés hacia la compañía y el impacto que cada uno de ellos tiene en la reputación global de ésta.

A la hora de obtener los indicadores relativos a cada stakeholder, se analiza la información externa e interna de la compañía. Por ejemplo, el buen gobierno de las empresas, se puede medir con estudios internos de la organización como la “Encuesta de percepción de clientes” o la “Encuesta de percepción de accionistas sobre gobierno corporativo”; y a nivel externo con informes como el monitor de reputación corporativa MERCO, los resultados del Informe Anual de Gobierno corporativo de la CNMV, etc.

Un Cuadro de Mando de Reputación, aglutina todas estas fuentes de información externas e internas en una plataforma digital, logrando un modelo más equitativo al sumar fortalezas y atenuar carencias de cada una de ellas. Además, la homogeneización de los indicadores a una escala única permite comparar los datos a lo largo del tiempo y respecto al sector/competencia.

 

Dashboard Cuadro de Mando de Reputación

En conclusión, un Cuadro de Mando de Reputación digitalizado permite realizar analíticas para comprender qué variables afectan en mayor o menor medida la reputación, realizar previsiones cuando alguna variable relevante presenta alteraciones significativas y predecir cómo afectará a la reputación global de la organización si no se realizan las correcciones oportunas para orientar a la compañía hacia la excelencia.

Javier Ríos

Javier Ríos

Especialista en: consultoría estratégica // análisis de investigaciones cuantitativas y cualitativas // análisis de datos // reputación corporativa // liderazgo // riesgos reputacionales  // intangibles // derecho

Lo que hace que yo sea yo: mi familia y amigos/ viajar y conocer rincones del mundo/ música y arte/ leer y conversar/ aprender cosas nuevas cada día/ deporte y adrenalina

Artículos relacionados