República Dominicana tiene líderes indiscutibles, por experiencia, buenas prácticas y herencia familiar en el sector empresarial. Sin embargo, el entorno COVID ha puesto el mundo patas arriba, parafraseando a Galeano, sobre cómo la gestión reputacional es un elemento transversal tanto para el líder como para la organización que, más que fagocitarse, hay que sumar esfuerzos. El liderazgo y su gestión, como integración de los valores de una persona con los de la compañía, se han tenido que adaptar al contexto y las necesidades actuales. Esto es algo, como poco, retador para cualquier organización. 

El coronavirus ha incrementado la necesidad de cumplimiento de las expectativas de los stakeholders por parte de las organizaciones. Lo permisible ahora se ha tornado inaceptable. ¿Eso qué quiere decir? Que las reglas del juego han cambiado, que tenemos más actores y que tenemos que saber claramente nuestro rol en cada uno de los escenarios en donde jugamos un rol determinado para con un tercero. 

Partimos de la premisa de que, para cualquier organización, la reputación del líder es tan importante como los resultados económicos de la compañía, según un reciente estudio de Villafañe & Asociados. La explicación es que la realidad y el reconocimiento que los stakeholders hacen del líder, incide en la cuenta de resultados, en nuestros beneficios. Incluso, en nuestra estrategia de expansión. 

En el mencionado estudio a público altamente informado, hemos observado que de acuerdo con estos expertos, personas de elevado perfil y con una sólida trayectoria en diversos ámbitos del management (análisis financiero, innovación, RSC, oferta comercial…), la incidencia de la reputación del líder en la reputación de las empresas que dirigen es mayor (60%) con respecto a hace cinco años. 

¿Qué ha sucedido? Que el liderazgo da confianza y credibilidad que son valores incuestionables en entornos de incertidumbre y volatilidad como el que vivimos a nivel mundial. Pero ¿cómo se puede medir el liderazgo y gestionar convenientemente para lograr un círculo virtuoso entre la reputación del líder y de la empresa? La metodología Prolíder tiene como objetivo favorecer la transferencia reputacional entre el líder empresarial y la organización que dirige, y viceversa, a través del manejo de datos rigurosos. Una apuesta clara por la resiliencia y adaptación de líderes y organizaciones en momentos de cambio. 

Por Elena Crespo / Directora en Rep. Dominicana, Villafañe & Asociados Consultores 

Acerca de Villafañe y Asociados Consultores (V&A)

Villafañe y Asociados Consultores (V&A) es la consultora de estrategia pionera en la gestión de la Reputación con indicadores de negocio, que contribuye a mejorar el resultado de empresas e instituciones. Fue fundada en 1998 por el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, Justo Villafañe. Tiene presencia en España, República Dominicana, México, Perú, Chile y Argentina. Sus áreas de actuación en el campo de la reputación son la gestión de liderazgo, reconocimiento, talento, marca, sostenibilidad y buen gobierno.

Artículos relacionados