El enfoque reputacional de la responsabilidad implica promover compromisos explícitos y verificables con los stakeholders como fuente de valor para las compañías y sus grupos de interés.