Se han de crear marcas que generen reputación y valor para las empresas a través de compromisos explícitos, verificables y consecuentes, articulando estrategias que permitan hacer realidad la promesa de sus marcas.