Las personas son un intangible clave para las compañías. Por ello la gestión de una cultura que ayude a conseguir los objetivos del proyecto empresarial es tan vital para la empresa, como impulsar una buena reputación interna y una potente marca como empleador.